5 tips pausas para ser más productiva

En un mundo donde donde se valora la constante actividad y la multitarea, es crucial recordar que el descanso y las pausas también desempeñan un papel esencial en nuestra productividad y bienestar. Incorporar momentos de tranquilidad en tu rutina
diaria puede marcar una gran diferencia en tus resultados.

La mayoría de la gente considera que para que nuestra actividad, sea trabajo, estudio, carrera, ejercicio,
funcione y dé sus frutos, hay que hacer y hacer sin parar. Que los resultados
que queremos solo se obtienen haciendo cada vez más, mil tareas a la vez, exigiéndonos al 1000%l por ciento.

Hoy te cuento porque no es así,
que necesitamos pausas para aumentar nuestra productividad.

El 1er paso es permitirte no hacer nada o tomarte una pausa para reconectar. Reconocer cuando el cuerpo nos
dice que necesitamos una pausa. Tener menos autoexigencia, más compasión y ser
amables con nosotras mismas. 

¿Como? Te dejo 5 ideas de pausas para aumentar nuestra productividad.

Tip 1: Momentos de quietud
para recargar energías.

La importancia de desconectar y
encontrar momentos de silencio en medio del ajetreo diario. Meditar o
simplemente respirar profundamente. La respiración tiene el poder para
fortalecer el sistema inmune.

En el trabajo o toma de
decisiones: Tomarse un tiempo para hacer una pausa y respirar te permite
reflexionar sobre lo que funciona en tu negocio/trabajo/estudio o sobre aquello
a lo que debes prestar más atención. Descansar también promueve límites
saludables para el equilibrio entre el trabajo y la vida,  y así mejora la productividad.

Tomarse 20 min de pausa entre el
trabajo o estudio para ser más productivo. La quietud y el silencio pueden
ayudarnos a recargar energías y mejorar nuestra capacidad de concentración.

 Tip 2:
Diversifica tus actividades y encontra tu ritual de relajación

La multitarea excesiva puede
aumentar los niveles de estrés y afectar nuestra productividad.

Equilibrar las tareas estresantes
con actividades creativas o relajantes, por ejemplo pausas activas, como dar un
paseo o hacer yoga, y pausas pasivas, como pintar, leer un libro o escuchar
música.

Implementar diferentes rituales
de relajación que puedas incorporar en tu rutina, y hacerlas más productivas
para emplear el tiempo durante las pausas, como ejercicios de estiramientos o
conectarse con la naturaleza, grouding, tiempo al aire libre, tomar un baño
caliente, pasar tiempo interactuando con amigos y familiares, o disfrutando de
actividades al aire libre con personas vitamina, tomarnos un momento para tomar
un café con una amiga.

Tip 3: Equilibrio en el ejercicio físico

No siempre más es mejor, o si me
exijo más voy a ver más resultados. Aprender a escuchar cuando el cuerpo pide
una pausa, cuando tenemos una molestia o dolor, tomamos analgesico y seguimos.
Ver la raíz de la molestia y si el cuerpo un día necesita descansar permitirte
hacerlo. Que el cuerpo descanse un día del ejercicio de entrenamiento que
requiere mucha exigencia. El cuerpo necesita regeneración.  

Tip 4: Conectarte contigo mismo: Prueba con uno o dos ciclos de
respiración diafragmática: inspira mientras cuentas hasta cuatro; aguanta la
respiración durante cuatro segundos; espira durante cuatro segundos; y vuelve a
contener la respiración durante cuatro segundos. Observa lo que sucede en tu
mente y cuerpo. Ayuda a reconectar y mejora la productividad. Los ejercicios de
meditación y respiración pueden ayudar para sentirte más feliz, seguro y
equilibrado. La meditación también ayuda a crear más claridad y a mejorar
tus habilidades para tomar decisiones.

Tip 5: Rutina de sueño: Relajarte con una rutina de sueño al final
del día, preparará tu cuerpo y tu mente para lograr un descanso reparador que
te ayudara a ser más productiva. Algunas ideas: incorporar hábitos que te
ayuden: Tener un diario junto a tu cama para escribir notas de agradecimiento y
propiciar una actitud positiva o anotar alguna preocupación o posibles tareas
pendientes que te impidan conciliar el sueño, leer un libro entretenido,
meditar, tomar un baño de agua tibia o hacer algunas posturas relajantes de
yoga. Consume tu última comida varias horas antes de acostarte. Si el
organismo todavía está haciendo la digestión, tiene menos energía para
descansar.

El uso constante de redes
sociales puede aumentar los niveles de cortisol y afectar nuestra
productividad.

¡Recordá que las pausas no son una pérdida de tiempo, sino una inversión en tu productividad y
felicidad!

Espero que estos consejos te inspiren a encontrar formas de incorporar momentos de tranquilidad
en tu día a día.

 Gracias por leer.

Besos,Lore. 

Deja un comentario